Compartir

Diptico IBDPadres deben estar atentos a las manifestaciones de la enfermedad para conseguir  una atención temprana por parte de los especialistas en gastroenterología

Este 19 de mayo se celebra el Día de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, una jornada  que busca concientizar mundialmente sobre las patologías que afectan a cerca de 5 millones de personas en la tierra. Esta condición que afecta el sistema digestivo tiene un alto impacto tanto físico y emocional.

La EII comprende un conjunto de trastornos de causas desconocidas que afectan el tracto digestivo y pueden ocurrir a cualquier edad. Esta afección cada vez es más frecuente en niños, como lo refiere el gastroenterólogo Raúl Arocha, quien insiste en la necesidad de que los padres estén atentos a la presencia de los síntomas en sus hijos y les procuren atención médica especializada.

Las dos causas más frecuentes de EII son la enfermedad de Crohn (EC) y la colitis ulcerosa (CU). En el primero de los casos la patología se manifiesta inicialmente con dolor abdominal, cólicos, diarrea y retraso del crecimiento. En el otro caso la sintomatología incluye diarrea líquida, frecuentemente sanguinolenta o con moco asociada a urgencia, sensación constante de la necesidad de evacuar, dolor abdominal, fiebre y pérdida de peso.

El especialista detalló que la predisposición genética, determinados factores ambientales, las condiciones de la flora intestinal y una respuesta inmune anómala a ésta, son elementos que al combinarse provocan la EII. En países occidentales las tasas de incidencia se sitúan alrededor de 2 casos por cada 100.000 habitantes para la CU y de 4,5 casos por cada 100.000 habitantes para la EC. La mayoría de ellos  ocurren en la segunda y tercera década de la vida.

Un tercio de los pacientes aproximadamente, presenta síntomas antes de los 20 años de edad, principalmente durante la adolescencia. Solo 4% de los casos ocurren antes de los 5 años. En este grupo de edad predomina la colitis ulcerosa o colitis indeterminada.

Diptico IBDConociendo los trastornos                        

La enfermedad de Crohn se desarrolla con mayor frecuencia donde se unen el intestino delgado y el grueso, por lo general, produce la irritación, inflamación y distensión de todas las capas de la pared intestinal. También puede afectar otras partes del tracto digestivo, incluida la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el ano.

En los casos de CU se inflama solo el revestimiento interno de todo el colon o parte de este y el recto. A veces la única zona afectada es el recto. La inflamación puede durar muchos años con etapas de remisión y recrudecimiento.

Afecta el crecimiento

“El retraso de talla o del desarrollo puberal puede ser la manifestación única de la EC. La actividad inflamatoria y los tratamientos prolongados con corticoides alteran el crecimiento y la osificación, pudiendo afectar la talla final y aumentar el riesgo de fractura” explicó el galeno. Por tal motivo la vigilancia periódica del crecimiento, maduración sexual y ósea son primordiales al evaluar a estos pacientes.

Soporte alimenticio

Las recomendaciones dietéticas en la EII deben ser personalizadas para cubrir los requerimientos específicos de cada paciente. “Las principales metas terapéuticas del soporte nutricional en la EII incluyen la corrección de las deficiencias de micro y macro nutrientes, suministrar las calorías y proteínas adecuadas para mantener un balance nitrogenado positivo y promover así la cicatrización de la mucosa, la recuperación del crecimiento y la maduración sexual normal”, concluyó Arocha.