Compartir

Durante el encuentro se presentaron los experimentos diseñados por Ciencia Participativa. Foto cortesía Oficina de Socialización y Conocimiento Científico del IvicDocentes, directivos de instituciones educativas y actores sociales participaron en el diagnóstico situacional del fenómeno

 

Integrar a los jóvenes y adolescentes en actividades que fomenten su autonomía y desarrollen valores de sensibilidad social los aleja de la violencia. Teniendo en cuenta esta premisa se propuso al programa Ciencia Participativa del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) como una alternativa para promover la paz es los salones de clases del estado Aragua.

El planteamiento frente a la Zona Educativa de la entidad fue realizado por la Unidad Territorial de Aragua, ante la detección recurrente de hechos de violencia en diversos planteles educativos. La experiencia y los resultados de Ciencia Participativa durante una década, impulsando el interés por la ciencia y empoderando a los jóvenes de su proceso de enseñanza, motivaron la selección de sus estrategias para prevenir este problema de responsabilidad colectiva.

Docentes, directivos de instituciones escolares, promotores del programa desarrollado por el Ivic y diferentes actores sociales del estado se reunieron para intercambiar experiencias y realizar un diagnóstico situacional del fenómeno a tratar, con la intención de abordarlo de forma integral.

“Abordar la violencia juvenil desde la concepción de incrementar los potenciales existentes del bien en cada persona es una de las bases del éxito de la iniciativa. Encantar enciende el potencial creativo del cerebro, abriendo el corazón en sintonía y ese es el camino expedito hacia la paz”, aseguró la jefa de la Oficina de Socialización del Conocimiento Científico del Ivic, Inés Araujo.

Durante la dinámica se expusieron los ejes de acción de Red Nacional de Ciencia Participativa, sus posibilidades de aplicación y los beneficios otorgados a más de 5.000 adolescentes que forman parte de la iniciativa. Esta experiencia fue reforzada con el testimonio de Ángel García, representante juvenil de la institución educativa “Francisco M. Jaimes Ochoa” del capítulo Aragua de la red, quien destacó el cambio ocurrido en su vivencia y entorno tras la participación en el programa.

Desde 2005 Ciencia Participativa, promovida por el Ivic, ha formado a jóvenes estudiantes de bachillerato para comprender la ciencia, apropiarse de ella y despertar el interés de indagar y descubrir en situaciones explorando hipótesis de una forma  sencilla, vivencial y divertida. Con materiales de uso común y sin más compañía que los conocimientos adquiridos, los promotores realizan demostraciones de experimentos novedosos que logran captar el interés del público de todas las edades.

El crecimiento personal y las nuevas metas trazadas por estos jóvenes pertenecientes a la red son alcanzados gracias a los valores inculcados en las líneas formativas del programa, tales como el compañerismo, el respeto, la solidaridad, el compromiso y la disciplina.

La generación de 2015 de promotores juveniles y docentes aliados de la red estuvo conformada por 1.309 personas, pertenecientes a instituciones educativas de 12 entidades del territorio nacional a saber: Aragua, Carabobo, Miranda, Barinas, Trujillo, Falcón, Delta Amacuro, Yaracuy, Mérida, Guárico, Apure y Distrito Capital.