Compartir

860822_416323861788862_1289669895_oCuando no hay suficiente glucosa, el cuerpo de la persona no se provee de suficiente energía para realizar sus labores

La preocupación principal en el tratamiento de los pacientes diabéticos es normalizar la alta concentración de glucosa en la sangre, pero  la concentración debajo de lo normal (denominada hipoglicemia) provoca dificultades para la irrigación sanguínea, lo que origina el daño en diversos órganos y tejidos. Lo que no debe olvidarse es que llegar a niveles muy bajos de azúcar puede resultar tanto o más peligroso que un exceso.

Aunque el descenso drástico de la glicemia no es exclusivo de los pacientes con diabetes, estos sí tienen mayor tendencia a presentarlo, debido a múltiples factores de riesgos. El endocrinólogo Franklin Ablan, detalló que la hipoglicemia se constata cuando el nivel de azúcar (glucosa) está por debajo de los 70 miligramos por decilitro. Cuando no hay suficiente glucosa, el cuerpo de la persona no se provee de suficiente energía para realizar sus labores.

Expuso el especialista que en el tratamiento de los pacientes con diabetes, se debe tener especial cuidado en la dosificación de los medicamentos y particularmente cuando estas combinaciones incluyen hipoglicemiantes orales e insulina. La omisión o saltar comidas por falta de horarios regulares, también son causas del descenso de la glucosa. 

azucar-3

“Otro factor  relacionado es el ejercicio intenso sin comer, o con la insuficiente cantidad de calorías ingeridas. Esto se presenta por no llevar una merienda para complementar con alimento ese consumo de calorías por ejercicio; u omitir los alimentos conteniendo carbohidratos total o parcialmente”, agregó el consultor honorario y docente del Servicio de Endocrinología del Hospital Vargas de Caracas.

La edad del paciente así como el tiempo de evolución de la diabetes son factores de riesgo adicionales que aumentan la probabilidad de tener hipoglicemia. Medicamentos para el tratamiento de otros procesos que acompañan o no a la diabetes,  tales como antiinflamatorios, antibióticos y algunos antihipertensivos, pueden tener interacciones con los remedios para normalizar la glucemia y conducir a hipoglicemia.        La presencia de insuficiencia renal moderada o severa es un factor de riesgo también considerada por los especialistas. La toma de bebidas, puede conducir a severa hipoglicemia. “El consumo de alcohol, en presencia del tratamiento sin haber ingerido alimentos antes y durante la toma de bebidas, puede conducir a severa hipoglicemia que requerirá asistencia médica para su recuperación”, señaló Ablan.

Síntomas y tratamiento

Una reacción de glucosa baja en la sangre puede ser muy desagradable. Los síntomas de la hipoglicemia están clasificados en leve, moderado y severo, siendo este último el momento cuando se requiere la intervención de otra persona para lograr la recuperación del paciente. Los síntomas de la hipoglicemia más sutil son hambre repentina, mareo, temblor, nerviosismo, entumecimiento, palpitaciones, somnolencia y cansancio, sudoración y hormigueo en la boca o en los labios.

Dentro de las acciones para prevenir la hipoglicemia está brindar toda la información al paciente diabético y a sus familiares para reconocerla y tratarla. En caso de un episodio severo en el que una persona pierda la conciencia se aconseja pedir ayuda médica lo antes posible y evitar darle a ingerir algún alimento líquido o sólido, pues se corre el riesgo de complicar la recuperación.

Refirió el doctor Ablan, que actualmente el grupo de fármacos llamados gliptinas o inhibidores de la enzima natural DPP IV, por su mecanismo de acción no se presenta la hipoglicemia cuando se usan solos o combinados con la metformina (antidiabético oral). “Entre estos tenemos la vildagliptina, la cual es útil en el control, tanto como terapia única, en algunos casos, o más frecuentemente en combinación con metformina, o con otros medicamentos, incluyendo las sulfonilureas y la insulina”, agregó.

Insistió el especialista que en las combinaciones de medicamentos se debe tener especial cuidado en la dosificación, para minimizar la frecuencia de hipoglicemia.

En conclusión hay que tener en cuenta que la insulina y el ejercicio disminuyen el nivel de glucosa en la sangre, mientras que la comida lo aumenta. Para prevenir las reacciones de hipoglicemia, se debe saber qué es lo que causa las reacciones de glucosa baja en la sangre y cuándo se está más propenso a que ocurra.