Compartir

Eloy Sira, director del Ivic, y Ciro Araujo, Defensor Público General, firmaron acuerdoSumar esfuerzos para dar respuesta efectiva al cumplimiento de los derechos constitucionales de los ciudadanos movilizó a la firma de un convenio marco de Cooperación Científica – Tecnológica entre el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) y la Defensa Pública.

Generación del conocimiento científico, transferencia tecnológica, capacitación del talento humano,  asesoramiento técnico, así como intercambio de infraestructura y  equipos especializados son las áreas contempladas en el acuerdo.

“La alianza establece de manera formal una colaboración que se ha desarrollado en el tiempo entre estas dos instituciones que trabajan en materias distintas pero con un objetivo común: el pueblo”, afirmó el director del Ivic, Eloy Sira Galindez.

El convenio, suscrito en la sede de la Defensa Pública, tendrá una vigencia de tres años a partir de su firma y quedará renovado automáticamente, salvo que alguna de las dos lo partes notifique su por escrito.

El laboratorio de Genética Humana, perteneciente al Centro de Medicina Experimental del Ivic, fue el primero en el país en realizar estudios genéticos para determinar filiación biológica e identificar restos humanos. Por su parte, la Unidad de Estudios Genéticos y Forenses de la institución nacida en 1999, extendió en 2008 el servicio de filiación biológica, que prestaba de forma particular, a casos judiciales referidos por los organismos públicos y con exoneración de los costos.

Ivic y Defensa Pública formalizaron convenio. Foto Marié Fuzeau“A través de esta articulación los funcionarios de la Defensa Pública obtienen una herramienta para fortalecer el conocimiento y la formación garantizando un mejor servicio a los venezolanos que necesitan tener acceso a la justicia y no cuentan con los recursos”, indicó el Defensor Público General, Ciro Araujo.

En la actualidad más de 1.500 defensores públicos prestan asistencia, orientan y representan a los ciudadanos en territorio nacional, en especial a los grupos de edad más vulnerables como niños y adolescentes, protegiendo sus garantías y derechos constitucionales.

El convenio concreta el establecimiento de interacciones entre los profesionales de ambas instituciones para diseñar estrategias que contribuyan en la celeridad y calidad de la respuesta a los ciudadanos.

“El Ivic aporta el conocimiento científico, mientras que la Defensa Pública ofrece una plataforma de servicio social. Por eso, esta relación nos permite crecer, fortalecernos y compartir experiencias para darle al país soluciones y opciones para mejorar”, destacó Sira durante su intervención.

En el documento se reconoce la importancia de esta alianza como un vehículo para  consolidar el desarrollo integral de la nación, considerando al conocimiento científico – tecnológico y a la innovación como un insumo fundamental para reforzar la gestión pública.

Ciencia con compromiso

El ser humano tiene dos tipos de ADN: nuclear y mitocondrial. El estudio del ADN nuclear es útil para determinar la paternidad y maternidad, ya que proviene tanto del óvulo como del espermatozoide; es decir, contiene información heredada por vía materna y paterna. En cambio, el ADN mitocondrial solo se transmite de madre a hijo; por lo tanto, su análisis es ideal para definir la pertenencia a una línea familiar femenina, haciendo posible la comparación entre hermanos de una misma madre.

Este ADN mitocondrial también es empleado en genética forense para identificar personas fallecidas y desaparecidas, así como restos humanos antiguos o de origen incierto, que han estado sometidos a deterioro por agentes físicos o químicos. Otra herramienta de estudio utilizada frecuentemente es el análisis del cromosoma Y para determinar la pertenencia a una línea familiar masculina.

La recepción, por parte del Ivic, del oficio proveniente del organismo público interesado es el primer paso para atender la solicitud de las pruebas. Una vez que la información es verificada y aprobada por Consultoría Jurídica se le notifica a la institución sobre  el otorgamiento y gratuidad del estudio.

En el caso de los estudios de filiación biológica se asigna una cita a las personas involucradas para tomar la muestra de sangre y procesarla en un tiempo estipulado entre 15 y 20 días hábiles. La identidad de las personas se mantiene en reserva hasta el final del procedimiento, cuando los resultados de las pruebas son contrastados con la historia del individuo y enviados al organismo solicitante.