La adherencia al tratamiento alarga la remisión de la enfermedad inflamatoria intestinal

La adherencia al tratamiento alarga la remisión de la enfermedad inflamatoria intestinal

196
Compartir

dolor-abdominalEl II Congreso para pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal educó en las formas de reconocer mejor la patología, sus complicaciones intestinales y extra intestinales, así como la mejor manera para controlarla  


La falta de adherencia al tratamiento es una de las principales causas de las complicaciones en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII). El desconocimiento sobre la propia patología puede llevar a la persona a dejar de cumplir con la terapia indicada, una situación que fue abordada durante el II Congreso Venezolano para Pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

El encuentro realizado en el Hospital Vargas, en Caracas, fue coordinado por el Grupo Venezolano de EII y la Organización Panamericana de Crohn y Colitis. En él participó un variado y destacado grupo de especialistas del área de gastroenterología, coloproctología, reumatología, psicología, nutrición y educación.  

Guillermo Veitía, gastroenterólogo y coordinador del Grupo Venezolano de EII, justificó la realización del congreso señalando que el paciente cuando se educa evoluciona de forma distinta a aquel que no está informado, el cual corre con el riesgo de presentar más complicaciones, algunas veces tan serias que pueden ocasionarle la muerte.

El término Enfermedad Inflamatoria Intestinal hace referencia A un grupo de enfermedades inflamatorias que afectan en forma crónica el tubo digestivo en alguna de sus partes (desde la boca hasta el ano). Entre estas afecciones se encuentra la Colitis Ulcerosa y la Enfermedad de Crohn, dos entidades que tienen una prevalencia aproximada de 0.5% de la población venezolana, siguiendo como referencia el registro global latinoamericano de la Organización Mundial de la Salud.  

El especialista señaló que la enfermedad es muy compleja y de origen multifactorial, en el que están involucrados el sistema inmunológico, la genética, infecciones, y una teoría psicosomática. La enfermedad se presenta generalmente en la segunda y tercera década, deteriorando la calidad de vida de la persona, causando ausentismo escolar y laboral, además de provocar alteraciones psicológicas como ansiedad y depresión.

La EII tiene manifestaciones intestinales claras, como el dolor abdominal y la diarrea, pero también puede afectar otros órganos y provocar síntomas de dolor en las articulaciones, lesiones en la piel, enrojecimiento de los ojos, lo cual requiere la participación de especialistas de otras disciplinas.

Trabajo en equipo
Es por ello que en el congreso participaron también como ponentes el gastroenterólogo José Soto, quién habló de la utilidad de las endoscopias, la reumatóloga Ivette Montes de Oca, con el tema de la artritis. La nutricionista Ana María Ramos ofreció recomendaciones alimenticias para momentos de crisis y de inactividad de la enfermedad, y el coloproctólogo cirujano Carlos Sardiñas proporcionó información relacionada con los momentos adecuados para el procedimiento quirúrgico.

La actividad tuvo como complementos las charlas del psicólogo Marco Moreno Gámez, con el tema del cuidado de la calidad de vida en tiempos de crisis y de la profesora Luisa Pernalette, quien instruyó en el uso correcto de las redes sociales.      

Errores de cumplimiento
Durante su ponencia en el congreso, el doctor Veitía señaló algunos de los errores detectados en los pacientes que incumplen con el tratamiento. Uno de ellos es que la persona deja de tomar inmediatamente el medicamento al sentirse físicamente mejor o se administra dosis más bajas de las que necesita para rendir el medicamento.

El especialista enfatizó que las terapias se indican en cantidad y tiempo específico para que actúen en el control de los síntomas y mejoren la salud de la mucosa del tubo digestivo, lo cual puede llevar más tiempo y solo es detectable con la endoscopia.

Veitía recalcó que con la adherencia; es decir, el cumplimiento estricto del tratamiento y conjunto de recomendaciones médicas, se busca extender el tiempo de remisión de la enfermedad, que en la actualidad no tiene cura, pero puede ser bien controlada tanto en sus manifestaciones internas como externas. Advirtió que el incumpliendo de las indicaciones da paso a las recaídas de forma frecuente comprometiendo el bienestar del paciente.


– @AbdulAsish