La enuresis infantil

La enuresis infantil

225
Compartir

niño en baño 2

En muchas ocasiones se presentan dudas relacionadas con la educación de los esfínteres en los niños y una de las preguntas más frecuentes a realizarse los padres es ¿cuándo deja un niño de hacerse pipí?, razón por la cual se deben enseñar con paciencia y observar si los resultados son satisfactorios, descartando cualquier problema.

Cuando se habla de enuresis se refiere a la emisión involuntaria y repetida de orina tras el tercer año de vida en los niños que no presentan lesiones o enfermedades orgánicas. La persona enurética es aquella que no consigue retener la orina y emitirla voluntariamente cuando sienta el estímulo que lleva la micción (contracción de las paredes de la vejiga y relajación del músculo de comunicación con la uretra) aunque logre contenerla por cierto tiempo, hasta encontrarse en las circunstancias apropiadas para satisfacer la necesidad.

Evidentemente los recién nacidos no poseen la capacidad de retener la orina. De por sí, orinan con frecuencia, la emisión mayormente se produce durante el sueño independientemente del control de la voluntad. Por lo tanto los niños de corta edad no poseen aún una capacidad adecuada para controlar los movimientos de sus músculos, a medida que va creciendo es que se va adquiriendo esta capacidad.

En general, los niños consiguen primero la capacidad de controlarse durante el día. Sin embargo, según los especialistas, existen causas externas que también pueden incidir en esta incontinencia, como por ejemplo, el ingreso al colegio, llegada de un nuevo hermanito o alguna otra situación familiar.

La enuresis secundaria

Se dice de enuresis secundaria cuando después de haber adquirido el dominio de sus esfínteres, el niño vuelve a orinarse encima con regularidad.

¿Cuándo hay que preocuparse?

No se puede hablar de niños enuréticos hasta que hayan cumplido los tres o tres y medio de edad, porque solo a esa edad se consigue un desarrollo psicomotor suficiente para el control de la vejiga. Si superada esa edad el niño sigue orinándose, cabe hablar del trastorno de enuresis.

De acuerdo con los psicólogos infantiles, al momento de tener un niño enurético en casa lo más recomendable es adoptar una buena actitud, tranquila y serena, lo cual puede lograr la desaparición rápida de la enuresis, a su vez acompañándolo con buenos hábitos, como acostumbrarlo a ir al baño antes de acostarse estando consciente de lo que hace, y evitar también la ingesta de muchos líquidos en la cena.

Compartir
Artículo anteriorMedicamentos Ilícitos en Venezuela: Situación y Soluciones
Artículo siguiente¿Por qué el desayuno es tan importante?
Leivis Marian Navas Hernández, nací en la ciudad de Caracas y actualmente estudio el duodécimo trimestre de Comunicación Social mención impreso. Considero el tema de salud uno de los más significativos, ya que si no se posee un bienestar en general, es imposible desempeñarse de la mejor manera en las tareas cotidianas de cada individuo. Cabe destacar, que no sólo es la salud física, sino también la mental y emocional.