Compartir
a young doctor measure the patient's blood pressure
a young doctor measure the patient’s blood pressure

32,35% de las venezolanas con HTA desconoce su condición. Hacer ejercicios cardiovasculares, mantener una dieta sana, evitar en sedentarismo y el hábito tabáquico, son medidas básicas en la prevención de la enfermedad

Caracas, octubre 2015.- La hipertensión arterial (HTA), es una enfermedad de las arterias, que ocurre cuando la presión que ejerce la sangre al pasar por ellas es anormalmente alta. Existen factores de riesgo que han demostrado su influencia en los eventos cardiovasculares, como: edad, diabetes, dislipidemias, tabaquismo, obesidad y antecedentes familiares.

De acuerdo con la cardióloga ecocardiografista, Josefina Feijoo Iglesias, se considera que las mujeres tienen menos eventos cardiovasculares que los hombres hasta llegar a la menopausia, en esta etapa se igualan los riesgos debido a las alteraciones del equilibrio hormonal. Dicha situación ocurre por la disminución del funcionamiento de los ovarios, que dejan de producir estrógeno. 

La ausencia de estrógeno desempeña un papel preponderante en el desarrollo de la hipertensión, ya que su deficiencia se asocia con alteraciones de la capa que reviste las arterias por dentro, cuya función es producir sustancias que regulan la dilatación y contracción de los vasos.

La deficiencia hormonal también provoca cambios en la estructura de la pared arterial, tornándolas rígidas. Igualmente, aumenta la actividad del sistema nervioso simpático, que estimula la vasoconstricción. También se conoce que la ingesta de sal durante la menopausia condiciona al aumento de la presión arterial.

 

Incidencia y prevalencia 

La doctora Feijoo Iglesias, quien es miembro titular de la Sociedad Venezolana de Cardiología (SVC), reseñó que en el capítulo de la mujer de la SVC, se realizó el Estudio Epidemiológico de la Mujer en Venezuela (EEM-VE), el cual es un análisis poblacional que incluyó a 2.701 pacientes de todo el país. La investigación consistió en una encuesta y la recolección de datos relevantes como la medición de la presión arterial, peso, talla y circunferencia abdominal.

“De allí se determinó que 27,75% de la población femenina tiene hipertensión arterial y de ese grupo, 32,35% desconocía que era hipertensa. Es importante medirse la presión arterial de vez en cuando e insistir en los consultorios ginecológicos que se les mida. Adicionalmente, según los resultados arrojados, 9% de las pacientes embarazadas sufrió alguna forma de hipertensión durante la gestación”, detalló la especialista.

 

¿Qué hacer?

La cardióloga apuntó que lo principal para su detección, es la toma adecuada de la tensión. Si ésta se encuentra alterada, se debe confirmar el diagnóstico a través de un monitoreo ambulatorio de la presión arterial. Para el tratamiento lo principal es ajustar la dieta baja en sodio y el ejercicio cardiovascular.

“Si persiste de manera elevada, la paciente deberá tomar medicamentos anti hipertensivos que se elegirán de acuerdo a sus características. Por ello, se debe hacer la medición constante de la tensión para tratarla a tiempo y evitar que la hipertensión pueda producir un ataque a cualquiera de los órganos blancos a los que ataca, como el cerebro, el corazón y los riñones”, dijo la galena.

 

Cuida tu corazón

Laboratorios Nolver, invita a la población femenina a realizarse sus chequeos periódicos, ya que la hipertensión arterial es una condición que no produce síntomas. Se considera ideal cuando la presión se mantiene en cifras no mayores a 120/70 milímetro de mercurio, y se diagnostica HTA cuando es igual o mayor de 140/90 milímetros de mercurio.

Existen dos tipos de presión arterial: la sistólica, que es la presión ejercida por la sangre durante el momento que se contrae el corazón (sístole); y la presión arterial diastólica, que es la presión ejercida por la sangre durante el momento que se relaja el corazón (diástole). Para finalizar, la galena destacó la importancia de que las mujeres se realicen chequeos periódicos de la función cardiaca, para detectar cualquier anomalía que ponga en riesgo su salud.