Compartir

En el caso de recurrir a la fertilización asistida, el uso de la progesterona juega un papel importante para procurar la fijación del óvulo y el embarazo

 La planificación familiar es un término que toda mujer debe conocer bien pues se refiere a la decisión –junto a su pareja- de tener o no hijos, de determinar el número que desea y  el intervalo entre los embarazos.

El planear el momento de tener un hijo resulta esencial para lograr el bienestar de las mujeres y a su vez para apoyar la salud y el desarrollo de una sociedad, razón por la cual es de gran importancia que se conozca el uso de los diversos métodos anticonceptivos y tratamientos de fertilidad asistida, cuando se requieren.

En la opinión de la médico familiar Eglé Dávila, todas las personas tienen derecho a planificar su familia y esto se logra a través de un uso adecuado de métodos anticonceptivos bien sean hormonales, de barrera, intrauterinos, permanentes, la anticoncepción de emergencia, cuando falla el método habitual, o el tratamiento de la infertilidad.

Dávila agregó que es primordial consultar con el médico ginecólogo cuál es el método anticonceptivo a utilizar conforme al estilo de vida, salud, edad, creencia y experiencia de la pareja. “Lo significativo de la planificación familiar es que el tener hijos se convierte en un hecho deseado y eso beneficia mucho a la mujer y al bebé durante la etapa de gestación”.

Buscando el embarazo

Dávila, quien es también asesora médica de Laboratorios Nolver, aclaró que cuando la intención es concebir un bebé, la pareja debe realizar los intentos necesarios para lograr la fecundación de manera natural y en caso de no lograr el resultado esperado puede recurrir a la reproducción asistida. “La recomendación es pasar al menos un año de prueba, en el cual la pareja debe tener relaciones sexuales activas sin métodos de planificación. En caso fallido, es necesario acudir al médico para que éste realice los análisis respectivos al hombre y la mujer y así determinar si la causa es orgánica o psicológica”, explicó.

Las técnicas de fertilización asistida tienen el propósito ayudar a que se produzca la fecundación y la implantación del óvulo, para lograr de esta manera el embarazo deseado. Entre las opciones más usadas se destacan la inseminación artificial y la fecundación in vitro. Parte del tratamiento para lograr una reproducción asistida exitosa involucra el uso de la progesterona  micronizada, la cual es idéntica a la producida por la mujer y que puede ser suministrada bien sea vía vaginal u oral.  Además puede ser indicada en pacientes con riesgos cardiovasculares,  hipertensas o con alteración de los lípidos”, acotó la doctora Dávila.

Planificación-Familiar - foto referencial 2Estado de ánimo      

La especialista en medicina familiar concluye que los factores emocionales como desesperarse por no saber qué hacer y dónde acudir en busca de una solución, influyen en una pareja con infertilidad, “por ello es importante que consulten a su médico y se estudien todas las opciones disponibles para alcanzar el objetivo final, que es lograr el desarrollo de un embarazo a buen término”.