Mirar más allá de una lesión de psoriasis es estar un paso...

Mirar más allá de una lesión de psoriasis es estar un paso adelante de la artritis psoriática

225
Compartir

Psoriasis on elbow. Close-up

Un problema en el sistema inmunitario es el causante de las lesiones cutáneas y también puede afectar el sistema musculoesquelético.

Explicó Rengel que la relación entre la psoriasis y la artritis psoriática es muy directa. Señaló que 10 de cada 100 pacientes con la afección dermatológica desarrollarán síntomas articulares, “debido a que son formas diferentes de manifestarse de una misma condición autoinmune inflamatoria”, agregó.

El sistema inmunológico, que protege de los ataques de virus y bacterias, de manera inapropiada genera una respuesta contra el propio cuerpo y puede dirigir su ataque contra la piel o el sistema musculoesquelético, en el que se incluyen articulaciones, tendones y entesis (la zona del hueso donde se insertan los tendones).

Condición severa
La doctora Rengel recalcó que es importante desterrar el mito de que la artritis psoriática no es una condición severa. Se debe estar alerta a los síntomas y signos por los siguientes motivos:

En primer lugar: “La inflamación continua de articulaciones, tendones y entesis, lleva a la destrucción permanente e irreversible de estas estructuras, ocasionando deformidad y discapacidad”.

En segundo lugar: “El estado general de inflamación que ocasiona la artritis psoriática se ha relacionado con aumento del riesgo de padecer enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer”.  

La artritis psoriática afecta con mayor frecuencia a la población adulta, entre 20 y 40 años de edad; aunque también se han registrado algunos casos en niños y adultos mayores. “Lo más importante no es la edad del paciente, el criterio clave para sospechar de artritis psoriática es un diagnóstico establecido de psoriasis. Es fundamental acudir al especialista al aparecer los síntomas articulares para determinar la naturaleza exacta de los mismos”.  

Atender las señales del cuerpo
La especialista expresó que el error más importante que se suele cometer es no escuchar las señales que el organismo envía. “El dolor nunca es normal, siempre es una llamada de alerta que hace el propio cuerpo para avisar que algo anda mal y que debe obligar a la persona a tomar una acción”, aseguró. Algunas señales para tener en cuenta son:   

  1. Articulaciones rojas, calientes, hinchadas, rígidas y con limitación.
  2. Se puede manifestar solo en las articulaciones de la columna, con dolor de espalda persistente de más de tres meses de evolución, con mayor intensidad en la noche y que se agrava con el reposo.
  3. Se puede sentir dolor en los talones al pisar, tener el ojo rojo de manera recurrente, dedos inflamados con aspecto de salchicha (dactilitis), así como síntomas constitucionales como fatiga fácil o astenia.

Estos síntomas pueden variar en las personas. En ocasiones afecta de manera simétrica a las articulaciones distales de los dedos, (en las dos manos al mismo tiempo) en otras afecta varias articulaciones de miembros superiores e inferiores de manera asimétrica.  

Trabajo coordinado
Derivado del hecho que en la mayoría de los pacientes la psoriasis precede a la artritis psoriática, el dermatólogo es clave en el diagnóstico temprano, cada consulta médica con el especialista de la piel ofrece la oportunidad de indagar sobre la afección en las articulaciones. Este médico podrá remitir al paciente al reumatólogo cuando tenga sospechas, incluso si el paciente está asintomático.  

El reumatólogo hoy en día cuenta con equipos avanzados de resonancia magnética y ecografía articular para conocer con certeza si existe inflamación de las articulaciones, tendones o entesis, sin que el paciente tenga quejas o que sea observable a simple vista, lo que permite tomar junto con el dermatólogo las medidas que llevan a atender el trastorno desde el punto de vista cutáneo como articular.


Por: Abdul Asish Mendoza