Compartir

Madre e hijaLa capacitación profesional de sus hijas, es un objetivo importante para las venezolanas

La mujer venezolana se caracteriza por demostrar un inmenso amor y dedicación a la familia, así como una mística de trabajo que le permite destacar entre los demás. Basados en ese perfil personal y profesional, la Fundación Belcorp ofrece el programa de becas para educación superior Mujeres Iluminando Mujeres, dirigido a hijas de consultoras de belleza de la Corporación Belcorp .

A través de este programa de becas, la Fundación Belcorp financia la educación de las jóvenes en institutos de educación técnica o universidades, lo cual incluye la matrícula y mensualidades de los semestres. El apoyo se mantiene hasta que la joven finalice su carrera, mientras mantenga un alto desempeño académico. Las aspirantes a este beneficio deben consignar su expediente académico, además de pasar una evaluación socioeconómica, emocional y del entorno familiar.

El aporte económico que hace la institución es una ayuda para la estudiante y su entorno familiar. Tal es el caso de Maribel Castillo, una caraqueña con 53 años de edad para quien la prioridad sigue siendo la educación y calidad de vida de sus dos hijas, quienes actualmente son beneficiarias del programa Mujeres Iluminando Mujeres, luego de que ella misma las postulara.

Para Castillo, el interés de aprovechar oportunidades de empleo que le proporcionaran cierta estabilidad financiera y ofrecieran opciones para mejorar el porvenir de sus hijas, fue un factor decisivo cuando pasó a formar parte del equipo de consultoras de belleza de la Corporación Belcorp en Venezuela.

A su vez, la hija mayor de Maribel, Lee Van Castillo, considera que el poder formarse como profesional en administración de empresas adquiere un valor adicional, ya que también le brinda las herramientas para forjarle un mejor futuro a su propia hija, quien a muy temprana edad está aprendiendo la importancia de capacitarse para el ejercicio profesional.

Otra beneficiaria del programa de becas de la Fundación Belcorp es Astrid Suárez Calderón, quien se prepara académicamente para desempeñarse como publicista. En retrospectiva, esta joven de 21 años de edad, opina que todo el proceso desde la postulación hasta su inscripción en la Universidad Nuevas Profesiones, fue apenas el primer paso para construirse un futuro exitoso.

“Estoy orgullosa de mi mamá. Es una guerrera, una emprendedora y sé que sin su esfuerzo no habría logrado llegar a donde estoy. Si bien la ayuda económica que recibo es importante, lo más valioso es el arduo trabajo que ella ha hecho desde siempre por mi bienestar y la dedicación que le pone a todo lo que hace para”, comentó Astrid.

El apoyo para que su hija estudie la carrera de sus sueños, es para Carmen Calderón, madre de Astrid, el mejor aporte y reconocimiento que ha podido recibir de la organización para la cual labora desde hace 15 años. “Ese respaldo no solo afianza el compromiso para seguir haciendo mi mejor esfuerzo como trabajadora. También me hace sentir orgullosa de formar parte de un equipo que realmente fortalece el rol de las mujeres en la sociedad”, concluyó.