SEÑALES DE ALERTA QUE NOS ENVÍA NUESTRA ESPALDA

SEÑALES DE ALERTA QUE NOS ENVÍA NUESTRA ESPALDA

237
Compartir

dolor-de-espaldaCuando el dolor lumbar se mantiene sin alivio durante varias semanas hay que consultar a un reumatólogo para descartar que se trate de Espondilitis.

El dolor es un mecanismo del cuerpo para alertar que algo anda mal. Cuando se presenta en la zona lumbar (parte baja de la espalda) en una persona joven y se mantiene sin alivio durante varias semanas, lo mejor es consultar a un reumatólogo para identificar la causa del problema y descartar que se trate de Espondilitis, una variedad de artritis.

Si bien es normal que en ocasiones las personas presenten dolor lumbar a causa de un traumatismo, un mal movimiento o por levantar cargas pesadas, este tipo de dolencia por causas mecánicas suele aliviarse en pocos días con la administración de analgésicos y relajantes musculares. Cuando transcurren varias semanas sin sentir alivio, puede tratarse de un proceso inflamatorio crónico que requiere atención médica.

La especialista en reumatología, Luisa Mariela Franco, comentó que el dolor lumbar crónico es poco común en personas jóvenes. Cuando se presenta en pacientes menores de 30 años de edad, en la zona baja de la espalda, es común pensar que puede ser una simple molestia causada por algún movimiento inadecuado. Sin embargo, podría tratarse de una condición más seria como la espondilitis anquilosante: un tipo de artritis crónica que afecta principalmente las articulaciones en la base de la columna, donde se conecta con la cadera, rodillas y talones.

Asimismo, explicó que la espondilitis afecta principalmente la zona lumbar, provocando una deformación de las vértebras de la columna que le dificulta a la persona mantenerse erguida y le resta movilidad. A medida que progresa la enfermedad, el paciente se ve cada vez más encorvado y no logra pararse derecho.

Síntomas
El principal síntoma de la espondilitis es un dolor intenso en la zona lumbar que se extiende hasta la parte baja de los glúteos, el cual se intensifica durante las horas de descanso y se alivia un poco al moverse o hacer ejercicios moderados. Además, la persona presenta rigidez matutina e interrupciones del sueño debido a la dolencia.

“La espondilitis se diferencia de otras causas de dolor lumbar porque el paciente suele sentirse agotado, cansado o débil, como si tuviera fiebre, malestar general sin causa aparente, pierde peso y le aparecen dolores en otras partes del cuerpo como los talones y la columna cervical; que puede confundirse con una tortícolis; o de repente presenta una inflamación en una rodilla y no en la otra que dura más de tres meses” agregó la galena.

La incidencia de la patología es levemente superior en los hombres. La importancia de recibir atención médica especializada radica en la diversidad de sus síntomas, que dificulta el diagnóstico. La doctora mencionó casos en que los pacientes han sido mal diagnosticados y se someten a operaciones de columna, pensando que la causa podría estar en una hernia discal, pero al cabo de un tiempo los síntomas vuelven a aparecer. El diagnóstico se basa en el examen físico, pruebas de laboratorio y estudios de imágenes como radiología y resonancia magnética, así como la presencia de un marcador genético llamado HLA B27.

Para concluir, la reumatóloga insistió en que mientras más completa sea la evaluación médica y más temprano se diagnostique la enfermedad, el paciente tendrá mejores probabilidades de recibir un tratamiento que aborde el origen reumático de la afección y alivie los síntomas, permitiéndole llevar una vida normal.

Si quiere conocer un poco más sobre esta patología puede visitar los siguientes links, en donde encontrará artículos escritos por la Dra. Luisa Mariela Franco: Facebook: Hablemos de artritis, Instagram: @hablemosdeartritis y Twitter: @hablaartritis


– @AbdulAsish –