Compartir

El entusiasmo es una emoción interesante, es esa exaltación que sentimos como si alguna fuerza superior nos invadiera de inspiración, nos da motivación suficiente para sentirnos bien y tomar acción por lo que queremos.
Alrededor del entusiasmo, se encuentran otras emociones que podemos relacionar, y es importante saber si realmente es lo que sentimos, eso se logra siendo más sensitivos y observadores de nosotros mismos.
Físicamente, se puede sentir acelerado el pulso, una sonrisa brillante muy notoria, quizá sensaciones en el abdomen similares a estar nervioso, los hombros y la espalda comienzan a alinearse, el plexo solar se expande, a veces la forma de caminar es más firme e incluso podemos transmitir con gestos nuestra emoción, que de inmediato contagiamos a otras personas.
Metafóricamente, es como cuando te sientes impulsado por algo o alguien que te hala hacia adelante o hacia arriba, como estar encendido por una llama interna o conectado eléctricamente a una energía incontenible, que podemos quizá no saber explicar.
Ser entusiasta, es sentir ese poder interior incluso siendo flexibles y abiertos a las circunstancias, teniendo la certeza absoluta en los resultados, porque sea cual sea, se siente apreciación suficiente para tomarlos como verdaderas oportunidades. También es ser proactivos, utilizando nuestra emoción para impulsarnos y nuestra inteligencia racional para darle dirección, integrándonos, siendo amables con lo que sentimos y pensamos.
¿Cómo ser entusiasta hasta en la dificultad?
En el movimiento de la vida, surgen problemas, y algunos de estos se pueden salir de nuestras manos, podemos sentirnos abatidos al grado de no sentir ni una pizca de motivación.
Aquí 5 preguntas claves, para sentir entusiasmo inmediatamente:
¿Qué te hacía sentir entusiasmo en la infancia?
Hacer una remembranza, viajar a esos lugares de nuestra niñez, que solo nosotros podemos tocar e imaginar, es un inicio para recordar y revivir la emoción, lo cual inmediatamente nos conecta con la vibración que queremos sentir, pues es algo que ya conocemos. Por ejemplo, la navidad, las vacaciones, un cumpleaños o la escuela. Y siempre podemos volver allí, extraer un poco de entusiasmo y traerlo al presente, con lo que somos hoy.
¿Cuándo fue la última vez que sentiste entusiasmo?
Quizá fue ayer, quizá hace una semana o un mes. Esto es similar a lo anterior, pero la diferencia está en que comienzas a reconocer cuáles son esas situaciones, personas, noticias, o cosas que a ti personalmente te conducen a estar entusiasmado, a partir de allí, verás que no es tan complicado ser entusiasta, pero esta vez por más tiempo.
¿Estás haciendo realmente algo que te apasiona?
Muchas personas no conocen qué les apasiona, y es clave comenzar a preguntárnoslo, incluso si creemos que lo sabemos, vivimos en constante cambio y es importante actualizarnos. Quizá no estás en el trabajo de tus sueños, pero puedes estar estudiando, practicando, o haciendo algo eventual que sabes que te conecta con esta emoción. Si no es así, respóndete qué es eso que te hace sentir físicamente los síntomas que mencioné antes, luego toma nota y comienza por algo pequeño, como sembrar una planta, inscribirte un taller, hacer un curso, cocinar algo, dibujar, o sencillamente conversar con otras personas al respecto.
¿Qué te gusta de ti, del otro y del mundo?
Por más sencillo que parezca esta pregunta, es increíble cómo podemos estar tan desconectados de lo que nos gusta, esto no nos permite apreciar ni sentir gratitud. Saber qué nos gusta, nos ayuda a conocernos, a ser más sensibles y prestar atención al momento presente, afirmarnos con más seguridad, porque la consecuencia será estar entusiasmados por seguir observando. Entonces, fíjate qué te gusta de ti, de las personas que te rodean, de los lugares donde estés, y comienza a ver con más apreciación tu propia vida.
¿Qué quieres lograr y alcanzar próximamente?
Tener objetivos, nos da más dirección. Luego de saber cómo nos sentimos, qué hacemos, qué nos gusta, las siguientes preguntas serían: qué queremos sentir, qué queremos ser y qué queremos hacer; con esto vamos aclarando nuestro propósito y continuamos reconociéndonos, diferenciándonos y motivándonos.
Sin importar las circunstancias externas, sentirás la seguridad suficiente para saber cuáles son los pasos a seguir de tu propio camino, incluso las soluciones comienzan a verse con más claridad y lograr cualquier cosa, se convierte en algo más divertido, porque estarás disfrutando realmente el proceso, que es lo más significativo de ser entusiasta.
Permítete aunque sea por momentos, sentir ilusión, recibir ayuda, proyectarte en eso que deseas y llegar allí con la mejor actitud que puedas imaginar.

Sígueme

Compartir
Artículo anteriorHomenaje a la vida y obra de Sonia Sanoja
Artículo siguienteRalph Lauren sorprende a mamá con estas dos opciones
Venezolana y caraqueña. Profesional en comunicación visual y diseño gráfico. Como amante de la artesanía y del Universo, nace www.puntoestelar.com Curiosa, mística y servicial, cualidades que me han llevado a buscar otros espacios, con la necesidad de ir más allá, he tenido muchas experiencias a nivel holísitico y terapéutico. Admiradora del trabajo interno y el crecimiento personal, certificada de coach vibracional, estudiante de la consciencia, como parte de mi aprendizaje para orientar a otros con energía positiva. Como la causalidad es mi amiga fiel, escribir y transmitir experiencias me resulta inspirador, porque contagiar a los demás de buena vibra es posible, con emoción, empatía, intuición, sembrando semillas de posibilidades y motivación. Entre. música, libros, cine, viajes y conversaciones, continúo nutriéndome a diario.