Compartir

El evento fue registrado por equipos especializados. Foto cortesía Unidad de Divulgación y Socialización de la Física del IvicEn el punto máximo del eclipse total de Luna, registrado el pasado 27 de septiembre, el satélite natural de la Tierra comenzó a adquirir una coloración oscura y poco brillante, según las observaciones preliminares registradas en diversos lugares del país y recopiladas por el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic).

A pesar de las aproximaciones iniciales que sugerían la presencia de una Luna brillante naranja o rojiza, durante el fenómeno se apreciaron tonalidades oscuras y opacas, afirmó Salomón Gómez, miembro del equipo de la Oficina de Divulgación y Socialización de la Física del instituto.

A través de la cuenta de correo electrónico divulgaciondelafisica@gmail.com y de las redes sociales en Twitter @DivulgaFisica y en Facebook Divulgación de la Física se recibieron los aportes de quienes observaron el eclipse en diversos puntos de la geografía nacional e incluso desde los cielos de Colombia. Las condiciones meteorológicas permitieron una observación clara en casi todo el territorio venezolano, por lo que los aficionados también enviaron fotografías para sustentar sus apreciaciones.

Los datos contribuirán posteriormente a refinar los cálculos del movimiento, la posición de la Luna con respecto al planeta y a estimar el grado de contaminación atmosférica.

Internacionalmente la coloración del satélite durante los eclipses es evaluada a través de la escala de Danjon, que otorga una puntuación del número 0 al 4 dependiendo de la intensidad y las tonalidades observadas.

Las estimaciones revisadas por el personal de Divulgación y Socialización de la Física del Ivic reseñan que el acontecimiento celeste alcanzó una puntuación entre  L= 1 y L=2, que corresponden a una Luna de color rojizo muy oscuro con brillo tenue en el borde exterior de la sombra. En esta clasificación se hace difícil la observación de los detalles lunares.

Esta coloración oscura podría estar asociada a una alta absorción atmosférica de partículas, posiblemente relacionadas con los eventos volcánicos ocurridos recientemente, según informó Gómez.

El eclipse fue apreciado en todo el país. Foto cortesía de la Unidad de Divulgación y Socialización de la Física del Ivic

Bajo el cielo del Ivic

Aproximadamente 200 personas observaron el acontecimiento celeste bajo el firmamento de la sede del Ivic, ubicada en el estado Bolivariano de Miranda. Trabajadores, estudiantes e interesados en Astronomía se reunieron en la plaza Bolívar y Bello de la institución para disfrutar del evento.

La observación se realizó a simple vista y a través de telescopios especializados, equipados con cámaras de alta resolución para registrar el fenómeno. Los participantes contaron con la asesoría del personal de la Unidad de Divulgación y Socialización de la Física para explicar y comentar lo sucedido en las etapas del eclipse.

El último eclipse total lunar del año inició a las 8:36 pm cuando el satélite comenzó a oscurecerse por uno de sus lados. A las 10:17 pm el fenómeno alcanzó el punto máximo cuando la Luna adquirió su tonalidad más oscura y su menor brillo al estar totalmente inmersa bajo la sombra de la Tierra.

Una de las particularidades de este evento fue la cercanía existente entre el planeta y la Luna calculada a 356.877,7 kilómetros de distancia, siendo la Luna más grande de 2015 y una de las 10 de mayor tamaño de los últimos 1.000 años.