El empoderamiento y el emprendimiento femenino son fundamentales para la formación del ciudadano

Escrito por Saúl Perales

Durante los últimos años he estado trabajando como asesor y tutor de trabajos de investigación para diversas universidades. Esto es algo que me llena de mucho placer y al cual le dedico largas horas de esfuerzo. Pero un gran problema que me he encontrado es, que esa información y que esos trabajos se quedan solo en el ámbito académico. ¿Qué es lo que está sucediendo allí? Las problemáticas y las posibles soluciones que aportan los estudiantes (algunas excelentes y espectaculares) deben ser desarrolladas para poder ser aplicadas. Debemos impulsar que  las ideas y pensamientos que se proponen desde las universidades lleguen con fuerza al ámbito laboral, social e intelectual porque es la única manera de poder alcanzar nuevas etapas de desarrollo no solo del país sino incluso del mundo.

Esto se observa de manera significativa en el ámbito de las ciencias sociales, en donde los planteamientos se quedan muchas veces en bibliotecas y agarrando polvo. Desde mi punto de vista, las personas que tenemos el honor y la suerte de liderar los proyectos de investigación podemos sin duda darle un vuelco a esta situación… Aunque esto nos lleva a la pregunta del ¿Cómo hacerlo?

En mi caso particular he querido pasar de ser un simple observador a ser parte activa de los procesos de cambio y qué mejor que hacerlo exponiendo herramientas y nuevas maneras de poder alcanzar el desarrollo humano e intelectual de las personas.

He querido empezar  hablando de un tema, que aunque está en plena vigencia, y que en el caso de Venezuela se le hace mucho énfasis… el desarrollo ciudadano, muchas personas pueden pensar que esto es algo que es algo muy amplio y que debe ser desarrollado desde el punto de vista gubernamental y organizaciones no gubernamentales especializadas, aunque yo quiero que lo veamos desde una óptica distinta… desde el punto de vista del empoderamiento y el emprendimiento femenino. Siendo que los que podemos hacer realmente que exista un desarrollo ciudadano somos los miembros de la sociedad que debemos ser participantes activos para poder alcanzar niveles más altos de desarrollo.

Pero… ¿qué hace un hombre hablando del tema de la mujer? Es una buena pregunta y puede ser que mi respuesta no sea del agrado de todos, pero me parece que entender a la mujer y al feminismo, además de ser un tema súper interesante y con muchas vertientes a desarrollar, el investigar sobre género, considero que me ha permitido ser un mejor hombre (aunque mi esposa dice que tengo mucho camino por recorrer) y también por un aspecto muy personal… tengo una hija y quiero que ella viva en un mundo con una visión diferente de lo que es la mujer. Espero que este aporte ayude, no solo a ellas, sino a dejarle algo más a la sociedad como hombre y como ciudadano.    

Ahora bien, y entrando en materia ¿Qué es el empoderamiento? De esto se conversa bastante y se han desarrollado bastantes definiciones, pero vamos a verlo de una manera sencilla. Empoderar proviene del inglés empowement y lo podemos ver como un proceso de capacitación que lleve hacia la emancipación. Este término fue acuñado en la IV Conferencia Mundial en Beijing para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. Pero actualmente esta expresión ha venido evolucionando y también incluye el hecho de la toma de conciencia del poder (individual y colectivo) que ostentan las mujeres en busca de la recuperación de dignidad de las mujeres como personas.

En lo personal, la definición que da Margaret Schuler, la cual identifica el empoderamiento como: “proceso por medio del cual las mujeres incrementan su capacidad de configurar sus propias vidas y su entorno, una evolución en la concientización de las mujeres sobre sí mismas, en su estatus y en su eficacia en las interacciones sociales”

Organismos internacionales en los últimos años enmarcados en el modelo de las Naciones Unidas para el desarrollo le están dando un fuerte impulso al empoderamiento de las mujeres como estrategia para lograr una sociedad más igualitaria y beneficiosa para todos en general. Claro esto hay que verlo como un proceso que debe salir de los espacios del feminismo y convertirse en un pensamiento global que impacte en los ámbitos locales. Ya que cuando logramos empoderar a las mujeres, en realidad estamos empoderando a toda la comunidad en general.

Una mujer empoderada es la que se conoce en todas las situaciones y puede llegar a nuevos niveles, sin estar enmarcada en estereotipos, ya sean masculinos o sociales. Llegar a esto no es fácil, ya que tenemos muchos elementos que están inmersos en la misma, pero la única manera de hacerlo es empezando. Hay que actuar como un colectivo transformador que permita la emancipación personal y que permita la transformación social.

Hay que entender el empoderamiento y darles a las mujeres las herramientas estratégicas para su transformación. Para esto se hace necesario que identifiquen su propio estilo de trabajo dentro de un modelo de liderazgo transformacional, que conozcan, reflexionen y descubran nuevos hábitos de trabajo que pueden serle útiles para iniciar un proceso de desarrollo personal. Así como desarrollar las habilidades directivas y de liderazgo para conservar y aprovechar al máximo su potencial y talento.

%d bloggers like this: